Este lugar presenta muchos deterioros y ayer se sumó un incendio en parte de espacio verde. Los vecinos de este barrio apuntan a los actos vandálicos como principal causa.

El vandalismo no da tregua en los espacios verdes de Tunuyán. Esta vez, fue en la plaza del conocido Arroyo Claro, ubicada en los conglomerados ubicados en la zona Oeste del centro tunuyanino. Allí los vecinos denuncian que la legendaria placita está prácticamente destruida por los actos vandálicos que suelen suceder a diario en horas de la noche.

Si bien en el lugar cuenta con un placero cuidador que está en la plaza desde tempranas horas de la mañana hasta las 15 horas, esto no es suficiente para que los delincuentes lleguen hasta aquí a realizar cualquier tipo de acción dañina, como la rotura t robo de bancos y luminarias, destrucción de juegos para chicos y la rotura total del cierre perimetral  de su playón deportivo, entre otras cosas.

Los vecinos del lugar acusan que están cansados  de ver este tipo de cosas diariamente y que no pueden usar esta plaza como se debería.

A esto, en horas de la tarde del lunes se le sumó otro acto vandálico: el incendio intencional de una parte de esta plaza, lo que agrava aún más la destrucción que ya tiene y viene sufriendo desde hace varios meses.

“Esto es irresponsabilidad de los mismos chicos que cometen estos actos pero también es responsabilidad de los padres que no se comprometen a educar como corresponde a sus hijos y hacerles entender que esto es un patrimonio del vecindario y que son espacios públicos para disfrutarlos y no para que los destruyan”, plantea un vecino del lugar.

Respecto al incendio de ayer en esta plaza, otro vecino asegura que “no es la primera vez que sucede esto. Todas las plantas de esta plaza ya estaban quemadas. Esto que sucede es algo permanente. Es una lástima porque aquí hay muchos niños que utilizaban la plaza y hoy no lo p pueden hacer”.