Su hijo de 11 años transita un tratamiento de ortodoncia.

Ana Ugarte, vecina de Tunuyán, tras varios reclamos a la obra social OSEP; decidió hacer público un pedido de atención destinado a uno de sus hijos.

Desde Mendoza le anunciaron que darían de baja a un tratamiento de ortodoncia que lleva adelante su pequeño, que va acompañado de sesiones de fonoaudiología, a las cuales el niño no puede asistir en la delegación de Tunuyán, debido a la situación de pandemia.

En diálogo con Canal 8, Ana manifestó, “el problema es para uno de mis hijos, que tiene 11 años. Hizo un tratamiento de ortodoncia ya hace más de dos años, tuvo un traumatismo de chiquito. La primera atención la hizo en OSEP, nos dejaron en lista de espera porque más adelante iba a necesitar aparatos. No nos llamaron, tuve que ir varias veces a realizar el reclamo, hasta que el doctor Fernández; quien se portó excelentemente, intervino y me solucionó el problema llevándome a Ciudad”, declaró.

Resaltando el profesionalismo de los médicos que atendieron al niño, agregó “empezó el tratamiento allí, me devolvían la plata de los pasajes nada más, muchas veces tuve que utilizar mi vehículo por la distancia. La atención tanto en Ciudad, como en Tunuyán, es gratuita; pero nos descuentan del bono, es lo que tiene que entender la gente”, resaltó.

En plena pandemia y sus complicaciones a la hora de retomar controles de rutina, “desde marzo mi hijo no recibía el control periódico, que se hace cada tres meses, ya que a esa edad la boca crece y hay que ver si el aparato se va adaptando”.

Me amoldé al protocolo, que se cortaba toda asistencia que no fuera de urgencia. Me llamaron el 14 de octubre. Cuando llegué me informó que si mi hijo no tenía un tratamiento fonoaudiológico se le iba a dar de baja al tratamiento del aparato. Le expliqué que en Tunuyán no se estaban realizando, sobre todo por el contagio que es lo que me informaron a mí”, relató.

Cuando expongo mi problema, me dijeron que la única fonoaudióloga es paciente de riesgo y no hay quien la reemplace”.

En busca de una solución, “Hasta el día de ayer, no he tenido noticias, por eso decidí publicarlo, no puedo salir a pagar un aparato nuevo, otro tratamiento. Entiendo que no se puede hacer presencial, pero al menos algo por video llamada, ya que el descuento sigue llegando en el bono de sueldo”.