Las alarmas simuladas crean varios inconvenientes a los cuerpos de bomberos a la hora de acudir a un incendio u otro tipo de contratiempo o accidente. Pese a los controles que actualmente se tienen, este tipo de llamados siguen generando problemas.

En una época un tanto más calma respecto a lo que fue el invierno en el Valle de Uco respecto a los incendios, desde Bomberos Voluntarios de Tunuyán se refirieron a las «falsas llamadas» que aún muchas personas realizan para alertar sobre un supuesto siniestro de este tipo en algún punto del departamento.

«La emergencia falsa es todo un problema. Aunque ha mermado bastante el tema de la llamada falsa, ya que antes se trabajaba mediante el llamado al 101 y cualquiera podía hacerlo. Hoy, están un poco más controladas porque los avisos se manejan a través del CEO con el 911», plantea Omar Ramírez, referente de Bomberos Voluntarios Tunuyán, y agrega: «Un aviso falso, una emergencia que no es, mueve muchos recursos a un lugar donde no existe nada. Entonces, el problema es que en ese momento nosotros podemos estar recibiendo una llamada original, legítima, donde sí haya un hecho concreto y nosotros estamos perdiendo el tiempo enviando recursos a un lugar que fue producto de una llamada falsa».

Vale aclarar, que las tareas de Bomberos no se ajustan solo a combatir incendios sino también a colaborar en accidentes viales y de otro tipo, por lo que cualquier falso aviso puede perjudicar el correcto funcionamiento de este cuerpo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí