Una niña quedó con una incapacidad del 100%.

Una bebé recién nacida fue víctima de un caso de mala praxis en el hospital Scaravelli de Tunuyán. La familia de la menor recibirá una indemnización de 30 millones de pesos por parte del Estado mendocino.

La niña deberá percibir una cifra que supera los 13 millones de pesos. Mientras que sus padres, recibirán más de 16 millones de pesos por el mismo caso.

Actualmente la pequeña tiene 7 años, padece de una incapacidad del 100% y una enfermedad incurable. Tiene una incapacidad permanente y definitiva, con pérdida de la salud mental y física y una inutilidad para el trabajo permanente. Resulta que, al nacer, los médicos del nosocomio mencionado diagnosticaron una ictericia fisiológica y no una patológica

Con el correr de los días, determinaron un cuadro de kernícterus, un tipo de daño cerebral que se presenta por los altos niveles de bilirrubina en la sangre que posee el recién nacido.

Los abogados de la familia de la menor solicitaron cerca de 12 millones de pesos y además, un millón más por incapacidad sobreviniente y daño moral y el juez lo consideró.

Mientras que se estableció una suma de $1.800.000 para cada padre. Y por gastos terapéuticos y de transporte, un total de 12 millones de pesos. Si bien el dinero aún no está disponible para los beneficiarios, cuando la sentencia quede firme, el Estado tendrá que otorgárselo a los familiares afectados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí