Su familia debe contar con $30.000 al mes para garantizar su salud.

Ludmila es prematura de 29 semanas y pesó 1,260 kg. Además, Padece de leucomalacia severa y a raíz de eso, se le hizo una traqueotomía y un botón gástrico para que pueda respirar y alimentarse.

Actualmente la niña tiene 11 meses, y necesita continuar con su tratamiento. Florencia Cortez, madre de la pequeña, dialogó con “A Media Mañana”, “por la pandemia no pudo tener su rehabilitación como debería que es de forma presencial. Empezamos a hacer rifas para poder cubrir el tratamiento porque sale muy caro. Además de eso, ella necesita jeringas, gasas, cánulas, una por semana y son caras”.

En una complicada situación económica, “el tratamiento de mi hija cuesta alrededor de $30.000 por mes. Las jeringas cuestan $120 pesos y usa ocho por día”.

Asimismo, la mujer manifestó, “estamos muy agradecidos con el Hospital Scaravelli y el Lagomaggiore. Traté de hacer los trámites para que me den la pensión por ella, pero no pudieron hacerle el DNI por la cuarentena y sin eso, no puedo iniciar la pensión”. Además la familia de Ludmila necesita un nuevo hogar, donde la niña pueda llevar adelante su rehabilitación.

Para colaborar, se puede comunicar con nuestro medio y se pondrá en conocimiento a la familia. (2622-410645).

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí