El joven tupugatino recibió un riñón de su papá.

30 de mayo Día Nacional de la donación de órganos, la práctica solidaria destinada a salvar y mejorar la calidad de vida de miles de personas. En el marco de esta importante fecha conocemos una historia con dos héroes.

Matías, nació con una patología de insuficiencia renal crónica, a los 15 años comenzó hacer diálisis en el centro de atención en Tunuyán, donde debió concurrir durante cuatro años por el tratamiento. “Tuvimos la posibilidad de que mi esposo Javier pudiera darle la posibilidad de más vida, entregándole la muestra de amor más grande que se le puede dar a un hijo, más allá de la vida, más vida” comentó su madre. Finalmente, el joven recibió el trasplante renal vivo en diciembre del 2019.

Su salvador, fue su propio padre Javier Contrera, quien al ser compatible pudo ser donante. “Podemos ser egoísta todos en este mundo de mil maneras, pero cuando nos vamos podemos dejar el amor más grade como persona, dejarle el órgano a alguien que tiene ganas de vivir. Ya que estando enfermos es muy difícil llevarla, es una vida dura”.

A cinco meses de su trasplante, Matías atravesó una complicada situación de salud y debió ser trasladado de urgencia en avión sanitario desde Mendoza a Buenos Aires, debido a que sufrió intoxicación por un medicamento. Pese a esto, lleno de fuerza y valentía hoy ya recibió el alta y se encuentra a la espera de poder regresar a su querido Tupungato. En diálogo con el programa radial “La Banda”, Mati expresó: “Ya estoy mucho mejor, cada día mejor. Extraño mucho a Mendoza, todos los días me llegan mensajes de ánimo”.

Un simple pero heroico acto le devolvió la vitalidad al joven Matías. Su familia no dejó pasar la oportunidad de agradecer al personal de salud del hospital Las Heras, y en el marco del día nacional de la donación de órganos recordaron que: “Donar órganos es vida, el poder llegar a un trasplante es volver a vivir”.