La suspensión no fue por los abusos.

Diego Roqué fue suspendido por 8 años, debido a que mantuvo relaciones sexuales con el aspirante a monje que lo denunció por abuso. Según el tribunal eclesiástico, no hay constancia de que haya existido abuso sexual, de conciencia ni de ningún tipo. Para el abogado de los monjes, la sentencia es clara. Pero el de la víctima insiste en que hay “una trampita”.

Todo comenzó en el año 2018, cuando un joven ex aspirante a monje denunció a dos curas por abusos de conciencia y sexuales en un monasterio ubicado en Tupungato, transcurre en tres planos judiciales. 

Por un lado, en el fuero penal y donde el joven –identificado como Nicolás Bustos– denunció a los monjes Diego Roqué Moreno y Oscar Portillo como autores de los abusos. Aquí los religiosos siguen imputados y las novedades más recientes tienen que ver con que al joven se le realizaron nuevas pericias oficiales para determinar la verosimilitud de sus relatos en las denuncias.

Dentro de la misma causa, especialistas del Equipo de Abordaje de Abuso Sexual –también peritos oficiales del Ministerio Público Fiscal- ya habían concluido en que el relato y los rasgos de personalidad de Bustos eran compatibles con los de una víctima de estos hechos.

Por su parte, la iglesia lleva su propia investigación para determinar si hubo alguna falta o delito en el desempeño de los dos curas en su rol ministerial. Y aunque los tres procedimientos son independientes entre sí, es justamente en el fuero canónico de la Justicia en la que se conoció recientemente una sentencia.

Avanzan las investigaciones, pero el Monasterio del Cristo Orante, ubicado en la zona de Gualtallary se encuentra cerrado actualmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí