No había podido retomar la actividad presencial.

En la mañana de este miércoles, se confirmó que la niña que protagonizó el repudiable caso de Bullying en Tupungato, podrá volver a clases. Así se resolvió luego de los pedidos por parte de sus padres, para cambiarla de institución. Además, habían solicitado transporte para llegar al nuevo establecimiento educativo donde asistirá.

Sebastián Álvarez, es el abogado que representa a la familia tupungatina y estuvo en diálogo con el programa radial «AmaneciDos» por la 101.9,»ayer se hicieron los trámites para que regrese a la educación formal, es una institución del distrito de Dubois, de Tupungato. Va a empezar, pero ahora justo no ha podido concurrir, pero ya está todo listo para que pueda reintegrarse al sistema educativo», explicó.

De manera oficial, desde la Dirección de Escuelas, habían respondido ante la situación, «desde el primer momento se han colocado todos los recursos humanos y materiales en la búsqueda de la solución para acompañar a la nena y a la familia. Han intervenido los equipos interdisciplinarios y se han encontrado con una resistencia por parte de la familia por varias propuestas de las DGE y un abogado respondiendo en nombre de los padres. Las propuestas de transporte es para todos por igual. Antes podían ir hasta la escuela, y es lo mismo que sucede ahora, debe ir a la parada del colectivo», aseguraron.

Además, manifestaron que «se ha dado una excepción atendiendo el pedido de la familia para que pueda ir a la otra escuela. No obstante el transporte no depende 100% de la DGE. Se ha conversado con el municipio y ha intervenido el Ministerio de Salud. Está todo el Estado detrás de una solución».

Por su parte, Álvarez detalló que «ella va a comenzar, gracias a la colaboración que ha recibido de familiares y también de vecinos, comprometidos para que la niña pueda comenzar a trasladarse. El establecimiento queda a unos 8 kilómetros de su domicilio».

«Mantuve reuniones con el director de educación del municipio, me dijeron que hay transporte pero pasa a 2 kilómetros de su casa. Solicité si se podía modificar el recorrido, pero no obtuvimos una solución».

Al respecto también apuntó,  «está bien tratar con igualdad a todos los niños, pero las instituciones deben distinguir las situaciones particulares que está viviendo cada uno. Estamos buscando la reinserción de la niña, porque el daño que le han causado es irreparable».  

Sobre el establecimiento educativo al que concurría, «a esa institución no puede vincularse, porque al ver el edificio se larga a llorar, empieza a temblar, tiene manifestaciones física», agregó el abogado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí