El lapidario informe corresponde al  último relevamiento de la Universidad Católica Argentina, en que se señala que los números de pobreza, indigencia y desempleomedidos al finalizar el segundo trimestre del año y por efecto de las políticas adoptadas para prevenir la pandemia, son alarmantes.

Por otra parte, el INDEC informó también que la Canasta Alimentaria (CBA), que define el nivel de indigencia, aumentó 2,6% y llegó a $18.792,42. 

Desde diciembre pasado, el costo de la canasta básica aumentó 16,7% y el de la alimentaria 20,6%, por encima de la inflación en ese período del 14,7%.

Según el estudio de la UCA, se duplicó la cantidad de personas que pasan hambre. Por otro lado, Unicef Argentina proyecta que, a fines de 2020, el 62,9% de los chicos del país será pobre.

El informe alertó también, que las personas que viven en indigencia, es decir, sin acceso a lo mínimo para subsistir, creció de 3 a 4 millones. Un millón más de personas no tienen comida ni techo en Argentina.