El cumpleañero recorrió la fiesta con su celular transmitiendo en vivo y celebrando cómo subía el número de espectadores.

La fiesta era un éxito, hasta que alguien llamó a la comisaría segunda de Río Gallegos y la policía llegó al lugar.

El juez federal subrogante de Río Gallegos Javier Leal de Ibarra citó a indagatoria a Rudy Ulloa Igor, ex chofer de Néstor Kirchner, y a otras quince personas que participaron de una fiesta gitana en Río Gallegos, violando la cuarentena.

Además del ex chofer de Néstor Kirchner, en el cumpleaños también estaban Marcos Müller, ex “yerno” de Lázaro Báez por su relación con su hija Luciana, con quien tiene una hija; Jorge Ernesto Bringas, compañero de Lázaro en el Banco Santa Cruz, socio en Alem del grupo Austral Construcciones y presidente de La Estación y Dos Francisco, ambas de Báez; y varios empresarios de la ciudad.

El video se convirtió en un escándalo dentro de la ciudad de Río Gallegos.

Nano David Miguel, esa noche festejaba 33 y no tuvo mejor idea que transmitirlo en vivo.

También fueron citados a indagatoria su hermano, David Maico Miguel, procesado por lavado en la causa que investiga al ex secretario privado de los Kirchner Fabián Gutiérrez, y el padre de ambos, Roberto Miguel.

En la lista de los imputados también aparecen Ricardo Fernández, gerente de Casino Club de Río Gallegos, Lalo Romero (de la firma local Romero Sistemas), Sebastián Jerez (propietario del comercio Numeral), Marcelo Fadul (propietario del restaurante Moma), y Cristian Parolin, entre otros.

Además de citarlos a indagatoria, el juez Leal de Ibarra ordenó secuestrar el celular que se utilizó para grabar las imágenes y dispuso que todos los imputados deberán guardar el aislamiento preventivo en sus domicilios, bajo pena de detención. El magistrado, que es presidente de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, también ordenó una consigna policial para que se constate si cumplen con la cuarentena.

David Miguel no es el único procesado de la fiesta. También arrastran procesamientos judiciales Jorge Bringas, por la causa de Los Sauces, y el propio Ulloa, que luego del escándalo les habría dicho a algunos de los participantes que no había motivos para preocuparse.

Hasta ahora hay 17 personas citadas a indagatoria por violar la cuarentena. Mientras tanto, la Justicia busca identificar a otras personas que habrían participado del festejo.

“Están violando el aislamiento”, les avisaron los uniformados. Así, los policías aguaron los festejos y todos los invitados tuvieron que irse. Y el cumpleañero fue llevado a la comisaría donde se le informó que se le abrió una denuncia por violar la cuarentena. Volvió a su casa, a cumplir con el aislamiento.

 

Fuente: NA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here