La Policía desactivó el festejo.

En plena segunda ola de contagios de coronavirus y las restricciones dispuestas por el Gobierno para contener la crisis sanitaria, un concejal de la provincia de Tucumán organizó una fiesta con 400 invitados para celebrar el cumpleaños número 15 de su hija en un predio del Sindicato de Camioneros en la localidad de El Bracho.

Se trata de Luis Correa, concejal de Alderetes, quien fuera de cualquier tipo de protocolo sanitario reunió a cientos de personas. Había trascendido que habían participado incluso funcionarios provinciales, pero desde el gobierno de Juan Manzur lo desmintieron.

Para desactivar el festejo, se llevó adelante un fuerte operativo policial. Así, este domingo se interrumpió el evento y secuestraron además varios equipos de sonido y otros elementos.

Los videos del desalojo se viralizaron poco después en las redes sociales y junto con las imágenes también se multiplicaron las críticas y los cuestionamientos para Correa por su actitud.