Los datos corresponden al mes de mayo.

Según los datos económicos locales, una familia mendocina necesitó en mayo más de $58.000 para mantenerse por arriba de la línea de la pobreza.

Corresponden al valor de la Canasta Básica de Alimentos que mensualmente elabora la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la provincia. En concreto, la medición para el mes pasado dio $58.916 para una familia tipo conformada por un jefe de hogar de 35 años, su pareja de 32, su hija de 8 y su hijo de 5.

Además, ese mismo grupo familiar necesitó en mayo juntar $23.472 para no ser indigente.

Entre rubros que más alzas tuvieron fueron Esparcimiento, con una variación en los precios del 8,4%, Educación con el 5,5%, en tanto que Indumentaria y Transporte y Comunicaciones llegaron al 4,4%, seguido de Atención Médica con un 4%.