Recibió la primera dosis y espera la segunda.

La prueba de Pfizer fue en el marco de un acuerdo que le permitiría a la Argentina ser uno de los primeros países en acceder a la vacuna. En ese marco, Darío Segovia se postuló como voluntario para las pruebas en el país.

En diálogo con “A Media Mañana” de Canal 8, comentó´: “La idea de ser voluntario surge más que nada por la idea de querer ayudar y formar parte de la lucha y porque más que nada me gusta colaborar y ayudar al prójimo”. En relación a su vida personal, agregó “yo trabajo en gastronomía en un restaurante, pero ahora me quedé sin trabajo porque cerró. Esta situación me pone en el lado de querer ayudar, colaborar con la humanidad, encontrar una cura y que esto pase y que podamos abrazar a nuestros familiares sin ningún riesgo”.

En cuanto a los avances del tratamiento, “ya me aplicaron la primera dosis hace una semana y la segunda dosis es dos semanas. Por ahora estoy bien, sólo con dolor de cabeza. Estoy controlado por médicos, ellos me llaman, también me hacen un seguimiento por un dispositivo y ahí tengo que poner todo lo que yo sienta, hasta si tomo algún medicamento, eso es por dos años”.

Ya finalizó sus controles diarios, “luego tengo controles presenciales cada un mes, cada seis meses, un año y dos años. Te hacen firmar un consentimiento que te lo leen, que dice los riesgos, lo que contiene la vacuna, lo que te van a dar, te hacen un hisopado, análisis de sangre y te ponen la vacuna o placebo. Ni los médicos ni nosotros sabemos que nos inyectan por lo que lleva un tiempo saber qué es”.  Confiado en los avances y la ciencia, Darío cargado de esperanza espera los mejores resultados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here