Se trata de Andrea Gauna.

Andrea, es una mujer trans del Valle del Uco que está presa por defenderse y escapar de la violencia machista. Ante el pedido, la jueza a cargo le revocó el beneficio de prisión domiciliaria porque la mujer cambió su domicilio ante la amenaza de muerte por parte de tres hombres.

Carimé Mercado, abogada defensora, explicó en diálogo con “A Media Mañana”, que “Andrea Gauna es una chica trans que cayó presa en el año 2001 y según su relato por defender a una amiga que estaba con ella que estaba queriendo ser abusada por otra persona. En ese momento de defensa, resulta la muerte de la persona que estaba agrediendo a su amiga y terminó privada de su libertad con prisión perpetua. Salió en 2013 con el beneficio de prisión domiciliaria y desde ese año hasta ahora ella mantiene su situación en prisión domiciliaria. El 10 de noviembre de este año, en una audiencia se le revoca el beneficio y se le da traslado a la unidad 11 de un penal de Cacheuta”.

Por otro lado, Mercado agregó que, “Andrea estuvo 10 años presa dentro del sistema penitenciario de Mendoza y como consecuencia, ella actualmente está en silla de ruedas por una parálisis en sus miembros inferiores, es portadora de algunas enfermedades graves que contrajo dentro de la unidad penitenciaria donde estuvo detenida y, además, ha perdido la visión de su ojo izquierdo”.

En relación a la causa, la abogada, resaltó que “cuando se le revoca el beneficio de la prisión domiciliaria, Andrea Gauna la encierran en un pabellón de personas masculinas y la ingresan a una celda con 8 hombres, en ese momento comienzan a producirse todo tipo de agresiones, lesiones, se reiteran abusos sexuales. Todo lo que se denuncia es que se interpuso un Habeas Corpus para modificar esa situación. Y lo que se pide es que se le restituya el beneficio para que vuelva a su casa”.

En cuanto a la actualidad, del caso que ha tomado repercusión en las redes, bajo el pedido, “Libertad para Andrea Gauna”, “actualmente la han aislado en un pabellón con un baño para discapacitados, pero sigue su situación de detención ilegal, arbitraria. El hecho de que se revoque el beneficio de la domiciliaria sin ningún fundamento en derecho implica la violación de derechos humanos. Lo que se ha pedido es que vuelva la prisión domiciliaria y en los Habeas Corpus que se han interpuesto, que se regularice la situación de detención irregular en la que se encuentra”.