“Lo que no entra por la razón, entrará por la fuerza”, había dicho el Presidente.

Prisión efectiva, fue la decisión.

El juez Fernando Javier Ugarte, en una medida ejemplar, condenó a los tres primeros imputados -de aproximadamente 3000 que hay en la provincia- que rompieron el aislamiento preventivo y obligatorio que rige desde el 20 de marzo

Se trata de antiguos conocidos de la justicia que, por esa circunstancia, no lograron un mejor resultado.

Se trata de Juan Antonio Quintana Irrutia (36), de Tupungato que resultó sentenciado a siete meses de prisión efectiva. Como los demás, este detenido tenía antecedentes, por lo que no pudo acceder a eventuales beneficios.

Otro de los sentenciados por el juez Ugarte fue Sergio Emanuel López Pros (24), de Tunuyán. A este imputado la violación de las medidas sanitarias le significarán un año y once meses de prisión. En este caso se trató de condenas unificadas, es decir que incluyen a sentencias anteriores que por algún motivo no se habían aplicado.

Y el tercer sentenciado, resulto ser Ever Emmanuel Guerrero Delarrovere (26), que enfrenta seis meses tras las rejas. En su caso también se consideró la reincidencia. (Guerrero está imputado, pero no será juzgado, en el proceso por el crimen de Norma Carletti, en el cual su padre Juan Carlos y sus hermanos Kevin y Alexis están acusados de ser los autores materiales del asesinato, planificado por la ex pareja de la víctima, Leonardo Hisa, acusado como autor intelectual.)

Las sentencias decididas por el juez valletano, resultan a todas luces ejemplificadoras, de lo que puede ocurrirle a quien no tome en serio la situación, y resulte causante de infringir el artículo 205 del Código Penal por violar «las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia».

 

Fuente: Redaccion.