Se trata de un hombre y una mujer que ingresaron a robar celulares a tres locales comerciales durante la tarde del día jueves.

Según los relatos de la víctima se trata de un hombre y una mujer en compañía de una pequeña niña. Ambos ingresan a los locales, fingen ser clientes, distraen a los empleados y el hombre es quien sustrae los celulares. Dos de los tres hechos denunciados quedaron grabados por las cámaras de seguridad.

El primer robo difundido en redes sociales ocurrió en un negocio de artículos de cotillón, el encargado relató al 8Digital: «un hombre con mujer e hija entró al local aparentemente a buscar moldes de huevos de pascua, que se encontraban al lado de la heladera que se ve en el video. Debajo del mostrador, en el segundo estante estaba ubicado el celular de Silvina, una empleada del local. Al acercarse a los moldes, se agachó para evadir la cámara (domo) pero, al parecer, no vio la cámara de enfrente, donde se ve cuando sustrae el celular”

El segundo hecho apunta a los mismos jóvenes, quienes ingresaron a una reconocida farmacia, ubicada en calle Chile y San Martín. Uno de los empleados del lugar escribió en redes sociales: “Lamentablemente hoy sufrimos en la farmacia Tunuyán el robo de un elemento de trabajo, un celular en cual recibimos los pedidos de nuestros clientes”. Además, adjunto el vídeo de la cámara de seguridad donde se ve el momento exacto donde el joven saca el teléfono del mostrador, con la misma modalidad que el anterior comercio.

Por último 8Digital pudo dialogar con otra comerciante de Tunuyán, quien se dedica a la venta de celulares y también fue víctima: “me robaron en este caso, nada de valor,  se llevaron unas maquetas de teléfono, deben haber pensado que eran celulares de verdad, fue tipo 17.30 horas. Ingresaron al local los tres me preguntaron por el precio de unos parlantes y se retiraron, diciendo más tarde volvemos” explicó.

Además agregó: “aproximadamente a las 19 horas, vuelve el hombre sólo y me pide que le pruebe un parlante, cuando ingreso a la vidriera, yo de espalda, el saca de la vidrieras las maquetas. Yo me doy cuenta y le digo que me deje las maquetas que sacó, él me lo niega y le digo -Si vi que las sacaste. Se hizo para atrás y le dije ándate porque llamo a la policía y se fue corriendo. Por suerte esta vez no fue nada, ya que cinco veces he sufrido grandes robos en mi local”.