Una familia de turistas fueron rescatados de las aguas de la represa Los Reyunos.

Se trata de una pareja y sus dos hijos, oriundos de Buenos Aires, quienes alquilaron una barca para realizar un paseo por el espejo de agua. Por el alquiler pagaron $8.500 y desde el complejo sólo le propiciaron tres chalecos salvavidas, que llevaban puesto los niños.

Sin embargo, el paseo no pudo desarrollarse, porque la barca se hundió a unos 100 metros de la costa.

Los socorrieron dos kayakistas y jóvenes que estaban en otra balsa, los niños se encontraron en mejores condiciones gracias a los chalecos, pero los adultos debieron sostenerse de lo que quedaba de la balsa sobre el agua.

Sin duda, esta familia vivió un momento horrible, especialistas advierten que podría haber sido una tragedia, sino se actuaba de inmediato, tal como ocurrió.

Afortunadamente la familia se encuentra fuera de peligro y sufrieron hipotermia.