Será el próximo martes y miércoles.

Viñateros convocan a un paro para pedir mejoras salariales, será el próximo 30 y 31 de marzo. A principios de marzo, durante las reuniones paritarias por la negociación salarial de los trabajadores de viñas y bodegas, la parte sindical, representada por la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas (Foeva), pidió que el salario reajustado no fuera menor al valor de la canasta básica familiar, que según el Indec es de $56.459.

Esa cifra equivale a una suba del 100% con respecto a los sueldos vigentes, pero la patronal ofreció a cambio un aumento del 30%. El jueves 18/3, luego de 3 reuniones entre ambas partes, no se llegó a ningún acuerdo, la negociación se rompió y Foeva llamó a los trabajadores a un paro nacional.

Continuando con los reclamos salariales, el 2 de marzo pasado se reunieron en paritarias los representantes de los trabajadores nucleados en la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas (Foeva) y los negociadores del sector patronal, por la Unión Vitivinícola Argentina, la Cámara de San Rafael, el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Bodegas de Argentina, la Federación de Viñateros de San Juan y la Asociación de Viñateros de Mendoza.

El pedido por parte de los gremialistas fue el de una suba que llegue al valor de la canasta básica familiar en Argentina al mes de marzo de 2021, según el Indec: $56.459, es decir un 100% sobre el salario actual (sin incluir lo no remunerativo), más un bono extraordinario de $15.000 por noviembre próximo, a cobrar en diciembre de 2021, en concepto de compensación o mayor productividad.

Pero en las subsiguientes reuniones no se llegó a ningún acuerdo. La parte empresaria ofreció un 30% de aumento, muy lejos al pedido de la parte sindical.