Se trata de Darío Segovia.

Nuevamente en diálogo con Canal 8, un joven de Buenos Aires comparte su experiencia siendo voluntario de la vacuna del laboratorio Pfizer que se prueba en Argentina.

“La idea de ser voluntario surge más que nada por la idea de querer ayudar y formar parte de la lucha y porque más que nada me gusta colaborar y ayudar al prójimo”.

En relación a su vida personal, agregó “yo trabajo en gastronomía en un restaurante, pero ahora me quedé sin trabajo porque cerró. Esta situación me pone en el lado de querer ayudar, colaborar con la humanidad, encontrar una cura y que esto pase y que podamos abrazar a nuestros familiares sin ningún riesgo”.

Con los controles y un tratamiento que avanza compartió que “la segunda dosis me dio dolor de cabeza y en el brazo, pero leves. Me asusté mucho cuando en Oxford salió que la vacuna le dio reacción a un voluntario. El próximo mes me tienen que hacer los análisis de sangre y vamos a tener indicios de si tengo anticuerpos. Hay que enfrenar al virus pero teniéndole respeto”.

Confiado en los avances y la ciencia, Darío cargado de esperanza espera los mejores resultados con un tratamiento que aún resta conocer si será o no efectivo.