Luego de meses, este lunes comenzaron las clases en la provincia.

Tras un 2020 atípico, con clases desde la virtualidad, finalmente y con gran esfuerzo, se retornó a las aulas para el inicio del ciclo lectivo. Con un Gobierno provincial trabajando en conjunto con directivos para que se cumple un estricto protocolo, cada institución deberá garantizar que se respete para el cuidado del personal de la institución y los estudiantes.

Frente al inicio de clases, desde el SUTE anunciaron medidas. En un plenario, se resolvió un paro de 48hs para el 1 y 2 de marzo para reclamar por la reapertura de paritarias y por recomposición salarial y aumento. Además para pedir el retorno seguro a las escuelas. El SUTE es el único gremio de la provincia que rechazó la propuesta salarial del gobierno de Suárez pronunciándose contundentemente en contra de una propuesta de aumento, de las subas en cuotas durante el 2021.

Así el SUTE definió, el no inicio de clases y votaron un paro activo por 48hs para el 1 y 2 de marzo y una movilización el lunes desde las 11hs. En relación al Valle de Uco, algunos docentes decidió adherir a la medida y en cada caso, el docente fue el encargado de avisar a los estudiantes. También algunas instituciones utilizaron las redes sociales para dar a conocer la decisión.

Protocolo

Por calendario escolar, deberá garantizar la mayor cantidad de clases presenciales mientras la situación sanitaria lo permita, teniendo en cuenta que aquellos estudiantes que sean población de riesgo podrán continuar sus trayectorias desde la virtualidad.

También se estableció que las escuelas deberán implementar el horario completo de dictado de clases y cada institución educativa podrá decidir si la presencialidad será en forma semanal o alternada, pero siempre cumpliendo con el horario completo.

Dentro de las resoluciones, se encuentran los anexos donde se enumeran y explican los diferentes protocolos estrictos de salud que deberán implementar las escuelas, como el uso de barbijos, medición de temperatura, higiene, distanciamiento y otras medidas que ayudan a mejorar las condiciones sanitarias de cuidados.

Las escuelas contarán con dos docentes o personal no docentes, que cada institución designará, que serán los referentes de COVID-19 quienes se encargarán de comunicar si surgieran casos sospechosos o casos confirmados.

 

 

“Es una nueva escuela, porque s una nueva modalidad”,